Home > Investigación > El municipio en la historia de Venezuela

El municipio en la historia de Venezuela

 

 

 

La organización político-territorial de Venezuela no se puede entender sin tomar en consideración la historia del municipio en el país. Durante la colonia, los municipios – llamados cabildos en aquella época–permitían a los habitantes de las ciudades expresar las demandas y aspiraciones de la población ante el poder de la Corona, representado en el gobernador de la provincia. Durante esa época, los cabildos se desarrollaron como verdaderos centros de poder capaces de autogobernarse, pues la distancia daba la oportunidad a sus pobladores de tomar las decisiones inmediatas, sin tener que esperar respuesta de la metrópoli española.

Los municipios fueron protagonistas de la independencia venezolana. En ellos el germinó la idea de que era posible gobernarse a sí mismo sin necesidad de recibir órdenes o autoridades importadas desde España. Es así que, el 19 de abril de 1810, el Cabildo de Caracas decidió revocar a Vicente Emparan, quien había sido nombrado desde España como Capitán General de Caracas.

Luego de la independencia, los cabildos perdieron autonomía frente a las provincias. Así, durante casi todo el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, los municipios fueron reducidos a distritos. La lógica centralista dominó la organización político-territorial, dando mayor importancia al poder ejecutivo nacional. Esta situación se mantendría así hasta la Constitución de 1961, en la que se vuelve a reconocer la importancia de los municipios en el país.

De hecho, en las primeras elecciones democráticas de 1958, ya había reconocido la importancia de las regiones y municipio al permitir la elección de los miembros de las juntas legislativas de los estados y los concejos municipales. El artículo 25 de la Constitución de 1961 se señalaba que “Los Municipios constituyen la unidad política primaria y autónoma dentro de la organización nacional. Son personas jurídicas, y su representación la ejercerán los órganos que determine la ley.” Sin embargo, la autonomía del municipio no empezó desarrollarse sino 20 años después.

El renacer del municipio

Es con la promulgación de la Ley de Orgánica del Régimen Municipal, en 1978, que se retoma el desarrollo de la autonomía establecida en la Constitución de 1961. No obstante, no es sino hasta 1989 que se permite la elección directa de alcaldes y gobernadores en el país. Antes de esa época, el ejecutivo municipal lo ejercía el concejo municipal de forma colegiada, mientras que en el caso de los gobernadores, estos eran designados por el poder ejecutivo nacional.

La Ley de 1989 organizó el poder municipal en dos ramas. La ejecutiva, en manos de un alcalde y la legislativa responsabilidad del concejo municipal. Esta estructura político-administrativa es incorporada en la constitución de 1999. En ella se establece que el municipio es la entidad política primaria. En la Ley Orgánica del Poder Público Municipal se establece que este poder tiene cuatro funciones

• Ejecutiva: desarrollada por el alcalde.

• Deliberativa: ejercida por el Concejo municipal.

• De control fiscal: ejecutada por la contraloría municipal.

• Planificación: desarrollada por el Concejo Local de Planificación, en conjunto con el resto de las ramas del poder público municipal.

Para finalizar, es importante destacar que en la actualidad los alcaldes y los concejos municipales son las instancias de representación política más cercanas al ciudadano, pues permiten a los ciudadanos resolver los problemas más cercanos y cotidianos de su comunidad.

Check Also

En casi 60 % de los centros electorales no se presentaron los testigos de diferentes opciones

Este primer reporte tuvo una cobertura de 35% de la muestra de mesas seleccionadas, para un total de 112 centros observados. La hora promedio de apertura de estos centros fue 7:17 de la mañana.