Home > Opinión > Sobre los dos casos de fraude electoral denunciados ante el CNE; por Eugenio Martínez

Sobre los dos casos de fraude electoral denunciados ante el CNE; por Eugenio Martínez

EFE/Miguel Gutiérrez

Prodavinci

Por Eugenio G. Martínez

La ruptura de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) después de la juramentación de los gobernadores de Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta y Táchira ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) provoca que queden en segundo plano dos denuncias fundamentales para garantizar la competitividad de una eventual elección presidencial en 2018: el fraude conformado en el estado Bolívar y la denuncia de 1.6 millones de ciudadanos votando sin ser reconocidos por el Sistema de Autenticación Biométrico (captahuellas) del Consejo Nacional Electoral (CNE).

¿Hay fraude en Bolívar? ¿Se puede demostrar?

El caso del estado Bolívar es el más complejo y emblemático de la última década en Venezuela. El candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Andrés Velázquez, logró demostrar que el CNE puede manipular (manualmente) los resultados de una elección.

En el caso concreto de Bolívar, los testigos de la oposición lograron ubicar copias de las actas de escrutinio de 13 mesas de votación. En dichas mesas las máquinas no transmitieron los resultados escrutados y con la supuesta complicidad de los miembros de mesa, integrantes del Plan República y personal de la dirección regional del CNE en Bolívar, se dejó de seguir el protocolo previsto para estos casos.

Básicamente, si una máquina no puede transmitir los resultados, después de imprimirse el acta de escrutinio debe tomarse la memoria removible del equipo y utilizar la máquina más cercana a fin de transmitir los resultados a las Salas de Totalización del CNE.

No obstante, en la sede regional del CNE en el estado Bolívar se decidió transcribir estos resultados e ingresarlos manualmente al sistema. Como resultado de esta práctica de las autoridades regionales, le sumaron adicionalmente al candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) Justo Noguera, 2.568 votos y le restaron a Velázquez 166 votos.

Según el acta de escrutinio, totalización y adjudicación del CNE, Justo Noguera fue electo por el voto de 276.655 electores, mientras Velázquez capitalizó 275.184 sufragios válidos.

Para demostrar el fraude, Andrés Velázquez presentó ante el CNE un recurso jerárquico contra la los actos de escrutinio, totalización y adjudicación realizados por el CNE. No obstante, los lapsos que tomará el organismo comicial pudiesen hacer que la opinión pública pierda el interés en la prueba más evidente y contundente de manipulación electoral que se haya presentado.

Formalmente el CNE tiene hasta 5 días para dar como recibido el recurso (se presentó el lunes 23 de octubre en la tarde). Una vez admitido, tiene hasta 20 días para sustanciar el expediente y después hasta 15 días para tomar una decisión.

Si el CNE actúa en este caso como en el trámite de referendo revocatorio presidencial, la decisión pudiese anunciarse en 2018.

¿En que consiste la denuncia de Julio Borges de electores sin huellas verificadas?

Fotografía de Federico Parra / AFP

Para explicar la magnitud de la denuncia de Borges sobre el reporte que sugiere que 1.6 millones de personas votaron sin que se identificaran sus huellas en el sistema (no match), se debe recordar cómo funciona el Sistema de Autenticación Integrado (SAI) del organismo comicial:

El día de la elección el SAI (las captahuellas que funcionan en cada mesa de votación) puede reportar hasta cuatro incidencias distintas:

1. Coincidencia o match. Ocurre cuando el SAI determina que la huella del elector coincide con una de la huellas previamente almacenadas para este elector en la base de datos que se encuentra en la máquina asignada a su mesa de votación.

2. No coincidencia o no match. El SAI determina que ninguna de las huellas del elector coincide con las huellas previamente almacenadas para ese elector en la mesa en donde está habilitado para votar.

3. Sin miembros superiores.El elector carecía de miembros o extremidades superiores, por lo tanto la máquina de votación debió ser desbloqueada con una clave especial que se le suministra desde el CNE al presidente de la mesa para que la persona pueda ejercer su derecho.

4. Sin huellas registradas.El elector no tenía sus huellas registradas en la memoria de la máquina.

Como se ha explicado en otros textos, la configuración de las máquinas de votación que se utilizaron para los comicios de 2015 y 2017 provoca que los equipos deban bloquearse si durante siete veces consecutivas registran un “no match”.

Adicionalmente, la máquina también debe bloquearse si la cantidad de electores sin huellas registradas alcanza el 20% de los votantes de la mesa o si se reporta la presencia de cinco electores sin miembros superiores.

En los comicios de 2012, 2013 y 2015 la oposición exigió la entrega detallada de todos estos reportes de incidencia por mesa, pero el CNE se ha negado a facilitarlos.

La denuncia de Borges implica que se le exigirá al CNE una compleja revisión biométrica (similar a la que se solicitó en el año 2013) para despejar las dudas sobre la identidad de las personas que votaron sin que su huella fuese reconocida por el sistema (no match).

En el reporte preliminar de incidencias de autenticación de la votación de gobernadores del 15 de octubre, el estado Miranda encabeza la lista de irregularidades. Según el reporte preliminar de ese domingo (solo en el estado Miranda) votaron 75 mil electores con no-match (sin que se identificara su huella) y 25 mil votaron registrándose en el sistema que carecían de miembros superiores).

¿Una persona puede votar en mas de una ocasión?

Si. Aunque el CNE constantemente asegura que una huella equivale a un elector y éste a un solo voto, en realidad el sistema no puede evitar la usurpación de identidad (especialmente si existe complicidad de los miembros de mesa y del Plan República).

No obstante, el sistema sí puede identificar a quien comete el ilícito de votar en múltiples ocasiones usurpando la identidad de otros ciudadanos. Lamentablemente el CNE se ha negado reiteradamente a presentar ante la Fiscalía General los casos comprobados de usurpación de identidad.

Por ejemplo, después de la elección presidencial del año 2013, en la auditoría biométrica que el CNE realizó a puerta cerrada sin técnicos de la oposición, se descubrió que 247 personas votaron en más de una ocasión. Según el reporte del CNE, que solo se entregó a los integrantes de la misión de acompañamiento de UNASUR que se desplegó en el país para los comicios de 2013, el total de registros con posible problema de identidad en la base de datos del SAI les permitió concluir que en esa elección 10.726 sufragios fueron afectados por identidad negativa o voto múltiple.

En el caso de las elecciones parlamentarias del año 2015, el CNE solo realizó (durante dos días) una revisión de una muestra de los equipos. En dicha revisión se seleccionaron aleatoriamente 238 centros de votación, incluyendo 738 máquinas de votación e igual cantidad de equipos SAI. Entre el 14 y 18 de diciembre de 2015, los técnicos de los partidos políticos auditaron la información biométrica de todos los electores que votaron en las mesas auditadas, concluyendo que 86,9% de los casos de No Match correspondían a electores que las máquinas no reconocieron. A esta conclusión se llegó al comparar sus huellas contra los archivos digitales almacenados en los equipos.

Realizada toda la verificación y depuración de casos en la llamada zona gris de identificación, se detectaron siete casos de electores que votaron dos veces: una vez con su propia cédula y otra con cédula distinta, indicando que no tenía extremidades superiores o usurpando otra identidad. Dos de esos casos votaron ambas veces en la misma mesa o en el mismo Centro de Votación. Ninguno de estos casos pasó a la Fiscalía ante la negativa del CNE de presentar denuncias formales. Una revisión similar a la efectuada en diciembre de 2015, pero sobre los datos de la elección de gobernadores está prevista para el 1 de noviembre.

¿Qué pide auditar la oposición?

Para poder aclarar las dudas que la oposición tiene sobre la votación del chavismo, se solicitará al CNE una revisión amplia que incluye ocho auditorías. En el pasado, el CNE se ha negado reiteradamente a autorizar estas revisiones, especialmente en el caso de la impugnación de los resultados de la elección presidencial del año 2013.

1. Auditoría a los archivos con información de las Marcas de cada sesión de votación, enviadas por la máquina junto con el acta.

2. Esta revisión servirá para saber la cantidad de incidencias de coincidencias (match), no coincidencias (no match), huellas omitidas o personas sin dedos votaron en cada máquina de votación.

3. Todas las Bitácoras (logs) del Sistema.

4. Esta auditoría puede detectar manipulaciones a las actas electorales o a los resultados.

5. Listado de todas las actas que fueron marcadas “en observación” por el sistema.

6. Esta auditoría pudiese cotejar las actas que no fueron incluidas en el boletín de totalización.

7. Registro de acceso de usuarios al sistema, desde 24 horas antes del proceso electoral hasta 48 horas después de la divulgación del boletín de resultados.

8. Con esta revisión la oposición persigue conocer quiénes tuvieron acceso al sistema y cuáles son los privilegios de usuarios que tienen asignados.

9. Registro (log) completo del Sistema de Detección de Intrusos (IDS).

10. Revisión de las actas en papel de una muestra representativa de las 30 mil máquinas de votación.

11. Prueba de verificación 1-1 del 100% de las huellas digitales de todas las máquinas de votación, con resultado de huellas “con coincidencia” (match) y “sin coincidencia” (no-match)

12. Verificar si las huellas utilizadas para desbloquear las máquinas corresponden a los electores habilitados para sufragar y determinar con exactitud la cantidad de no-match por mesas de votación

13. Prueba de verificación 1-N de las huellas “sin coincidencia” de la prueba anterior con resultado de “sin coincidencia” (no-match) y cada persona con los que hubo coincidencias

14. Esta auditoría sirve para determinar la identidad de las personas que votaron con estatus de no-match y precisar si sus huellas se encuentran en varias mesas de votación o varias veces en la misma mesa.

Check Also

El nuevo Leviatán venezolano: entendiendo el #15OCT; por Michael Penfold

Distintas interpretaciones abren caminos radicalmente diferentes: un fraude clausuraría definitivamente el camino electoral, las irregularidades conducen a incrementar las presiones nacionales e internacionales para mejorar las “condiciones” y la abstención señala que existe un problema de estrategia, organización y liderazgo que debe ser resuelto para poder competir efectivamente con el chavismo.