ULTIMA HORA
Home > Noticias > Publicación internacional corrobora conclusiones de la ROAE en 2013

Publicación internacional corrobora conclusiones de la ROAE en 2013

Prensa ROAE

En un artículo publicado recientemente en la revista Science Advances con el título de Testing for voter rigging in small polling stations , tres investigadores desarrollan una prueba de hipótesis para tratar de encontrar vestigios de manipulación de votantes en elecciones generales y al hacerlo corroboran lo que en 2013 llevó a la Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación (ROAE) a no avalar los resultados de los comicios donde el Consejo Nacional Electoral dio como ganador a Nicolás Maduro por un mínimo margen sobre su contendor Henrique Capriles.

Los autores de la investigación son Raúl Jiménez, venezolano radicado en Madrid que hoy trabaja en el Departamento de Estadística de la Universidad Carlos III; Manuel Hidalgo del Departamento de Ciencias Sociales de la misma universidad y Pelee Klimet de la sección de Sistemas Complejos de la Universidad Médica y del Complexy Science Hub de Viena.

En su trabajo contrastaron si existen diferencias significativas entre el comportamiento de unidades electorales (lo que en Venezuela se llaman centros electorales) con gran número de votantes contra unidades con un número pequeño de votantes.

Los autores manifiestan que en regímenes donde la práctica de la democracia está debilitada sucede que en esos centros remotos, con poco control ciudadano, mucha presencia del partido gubernamental y sin testigos de la oposición o de organismos de observación independientes, los votantes se ven sometidos a importantes presiones para garantizar que su voto sea dirigido hacia el partido o la fuerza que gobierna.

La prueba diseñada fue aplicada a un conjunto de elecciones en diversos países. Del comportamiento estándar se alejaron de manera importante las elecciones en Rusia de 2007 a 2011, las de Venezuela de 2006 a 2013 y las de Uganda de 2011. La prueba da como significativa la manipulación de votantes (voter rigging) en todas esas elecciones. En particular es notable el caso de las elecciones presidenciales de 2013 en Venezuela, donde la desviación observada en los centros pequeños con respecto a los grandes dio como ganador a Nicolás Maduro Moros.

De la violencia al voto asistido
La publicación dice que en esas las elecciones presidenciales venezolanas se dieron lugar a numerosos informes de fraude electoral. Uno de los principales grupos observadores electorales (ROE-AE) reportó actos de violencia o abuso de autoridad durante el día de las elecciones en 9,3% de los centros de votación observados. La ROAE denunció que en 4,7% de los casos se produjeron infracciones al Reglamento en lo relacionado con el voto asistido. El candidato principal de la oposición alegó que estas violaciones tenían como objetivo convencer a los votantes a votar por el partido de Gobierno. Incluso hubo informes de que la sede de la ROAE sufrió un violento asalto. “Hasta donde sepamos, esta es la primera vez que un incidente de este tipo ocurre en Venezuela”.

Agrega el análisis del trabajo que otra importante organización de observación electoral informó sobre presiones a los votantes en diferentes momentos del día. En 15,1% de los 391 centros de votación observados, la movilización de votantes se llevó a cabo con recursos públicos pertenecientes a las autoridades gubernamentales como gobernaciones y alcaldías aliadas.

En la apelación de la oposición ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, donde el resultado de las elecciones fue impugnado, se incluyeron muchos pequeños centros de votación sensibles al fraude electoral. “Cabe señalar que los pequeños centros podrían ser susceptibles a la manipulación de los votantes porque son más fáciles para identificar opositores, ya que estos centros generalmente corresponden a áreas pro gobierno, hay menos testigos oculares, y los centros son frecuentemente poco visitados por los observadores electorales”.

Sin embargo, más allá de los videos amateurs y testimonios de observadores en algunos centros, no hubo un análisis profundo que determinara si estas irregularidades electorales eran aisladas o si ocurrieron en una escala mayor, hasta el punto de definir el ganador de la elección.

La ROAE no avaló resultados

En su informe final sobre el trabajo de observación del proceso electoral dado a conocer el mismo mes de abril, la Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación anunció que “manteniendo su línea inalterable de conducta apegada a principios éticos y ciudadanos fundamentales, expresa su decisión de no avalar el proceso de la elección presidencial 2013”.

Dice la organización que “esta es una decisión que adoptamos compelidos por la existencia de irregularidades y actos de coacción y violencia, debidamente sustanciados en un anexo que acompaña a esta declaración, que podrían comprometer la integridad del proceso electoral y conducir potencialmente a una alteración de los resultados de la elección anunciados al país por el CNE. Despejar con absoluta claridad las reservas de la ciudadanía sobre el proceso electoral es indispensable para garantizar la paz nacional y consolidar la confianza en la transparencia de las elecciones.

Estimamos que los poderes públicos, y en especial el CNE, deberían ser los primeros interesados en despejar cualquier duda al respecto”.

Ni el gobierno ni el CNE despejaron las dudas que se han cernido sobre el país desde ese momento. Hasta ahora que investigadores científicos internacionales confirman en la teoría lo que en la práctica vieron y vivieron unos mil observadores electorales en todo el país en las elecciones que dieron como ganador al Presidente que hoy gobierna Venezuela.

Check Also

Puntos rojos están instalados a menos de 200 metros de los centros de votación

El equipo de Analítica.com realizó un registro fotográfico en todo el país, en las que se pueden observar a las personas realizando largas colas para escanear el carnet de la patria en los puntos rojos,