ULTIMA HORA
Home > Consulta Popular > CEV: Es una provocación del gobierno convocar simulacro el 16J

CEV: Es una provocación del gobierno convocar simulacro el 16J


Los obispos Mario Moronta, Víctor Basabe y Pablo Modesto pidieron respetar la voluntad popular

El Nacional

SOFÍA NEDERR |

[email protected]

La Conferencia Episcopal Venezolana considera que la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional para el 16 de julio es totalmente legítima y una vía para la expresión ciudadana. El clero cuestiona la posición del Ejecutivo sobre la jornada: “Consideramos una provocación de parte del gobierno y del Consejo Nacional Electoral convocar, para ese mismo día, un simulacro de votaciones en algunos centros electorales del país, pues puede generar lamentables conflictos. El pueblo sigue exigiendo el respeto a su dignidad y a sus propios derechos”.

Los obispos ratificaron su llamado al presidente Nicolás Maduro para que oiga la voz del pueblo que pide sea retirada la convocatoria a la constituyente y se posibilite la realización de las elecciones de gobernadores y alcaldes. “La Constitución ha sido violada nuevamente, y el TSJ y el CNE avalan lo que propone el Ejecutivo sin tener en cuenta los principios básicos de la democracia participativa”, señalan.

Advirtieron que la intención de imponer una constituyente sin límites de tiempo deja entrever que el objetivo “es instaurar un Estado socialista, marxista y militarista”. Monseñor Víctor Hugo Basabe, secretario de la CEV, dijo que la Iglesia no ha recibido respuesta a la carta que le enviaron al presidente Nicolás Maduro, el lunes, en la que le solicitaron que no se haga la constituyente: “Al inicio de nuestras asambleas ordinarias enviamos comunicaciones al papa y al presidente de la República. Es una práctica habitual, pero esta vez lo hicimos público por la gravedad de la situación que vive el país”.

Basabe, el monseñor Mario Moronta, vicepresidente de la CEV, junto al obispo de Guasdualito, monseñor Pablo Modesto, fueron los encargados de presentar ayer el documento final de la Centésima Octava Asamblea Ordinaria Plenaria, titulado Mensaje urgente a los católicos y personas de buena voluntad en Venezuela.

En el documento exhortan al Ejecutivo a cambiar de rumbo: “Es hora de que el gobierno reconozca la autonomía de los poderes públicos; abandone la represión inhumana de las manifestaciones de quienes disientan, y se desmantelen y sancionen los grupos armados que llenan de zozobra a amplios sectores de la sociedad”.

Subrayan que la medida de arresto domiciliario concedida por el TSJ al dirigente Leopoldo López “debe llevar a la liberación de todos los privados de libertad por razones políticas. Es urgente también abocarse a solucionar los gravísimos problemas de la gente y de permitir la apertura de un canal de carácter humanitario para que puedan llegar medicinas y alimentos”.

Violencia y represión. Los obispos exhortaron a la FANB a cumplir con sus funciones constitucionales: “Que cumpla su deber de estar al servicio de todo el pueblo en el respeto del orden constitucional y no de un régimen, partido o gobernante. Apelamos a la conciencia de todos sus miembros: no olviden que también forman parte del pueblo y que deberán rendir cuentas de sus actos ante la justicia humana y divina”.

Tildan de irracional la represión que se ha desplegado durante las protestas. Denunciaron que existe una escalada de violencia que se ha acentuado con la detención de numerosas personas por disentir del gobierno: “Se escuchan serias denuncias acerca de torturas y de maltratos; hay detenidos que son procesados arbitrariamente ante la justicia militar y que han sido llevados indebidamente a cárceles de máxima seguridad (El Dorado y otros centros penitenciarios) como si fueran peligrosos delincuentes. Hay muchos detenidos en instalaciones militares y confinados en lugares insalubres y condiciones infrahumanas. Existe un menosprecio de la dignidad humana que se expresa en la violación y negación continua de los derechos humanos por parte de las autoridades”.

La CEV llamó a una jornada de ayuno y oración, el 21 de julio, para pedir a Dios para que bendiga los esfuerzos por la libertad, la justicia y la paz: “Hacemos nuestros los clamores de la gente que se siente golpeada por el hambre, la falta de garantías para la salud, la difícil adquisición de medicinas y la inseguridad. Aunque el pueblo mantiene la esperanza y la capacidad de superar las dificultades, hoy sufre mucho más”.

 

“Existe un menosprecio de la dignidad humana que se expresa en la violación y negación continua de los derechos humanos por parte de las autoridades”
CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA

 

Check Also

Para la Red de Observación Electoral Consulta Popular es un triunfo ciudadano donde destacan la disciplina y la organización

Es significativo que este acto cívico, que ha movilizado a millones de ciudadanos en el país y el exterior, se logró en apenas dos semanas a partir de su convocatoria por la Asamblea Nacional. Su organización se realizó sin contar con la habitual infraestructura de apoyo institucional por parte de las autoridades electorales nacionales.